“Twitter es la herramienta periodística más poderosa que ha aparecido en los últimos diez años”, contestó Alan Rusbridger, director del diario The Guardian y editor-jefe de Guardian News & Media cuando le preguntaron sobre la revolución digital y la fuerza de las nuevas tecnologías de la web 2.0.

En el nuevo escenario de la web 2.0, la comunicación online es horizontal y multidireccional y esas características implican un cambio en la forma de producir, distribuir, encontrar contenido y de interactuar con él, tanto para los comunicadores y periodistas como para los usuarios. En la actualidad, de todas las herramientas online participativas, Twitter, por sus características y alcances, es la que plantea un gran desafío para el ejercicio el periodismo online .

Ante preguntas como cuál es uso le dan a Internet y las nuevas tecnologías desde el periodismo y la comunicación online y qué cuestiones cambiaron en la práctica periodística desde sus inicios en la web a medidos de los ‘90 hasta la actualidad (donde Twitter se considera como el último gran servicio online hasta el desarrollo de este trabajo), surgen más interrogantes sobre cuáles son los nuevos géneros narrativos online (si es que los hay) y cómo y para qué usan Twitter los periodistas y los medios online.

El uso periodístico del microblogging implica una redefinición y una revalorización de ciertas funciones y atributos del periodismo. Por otro lado, lejos de interesarse en las herramientas y servicios de la web 2.0, en un principio, los medios online les dieron la espalda (tal como ocurrió históricamente con otros soportes) y, luego, vieron en ellas una buena oportunidad para explotar y rentabilizar sus contenidos. Además, la convivencia de las empresas periodísticas con este “nuevo ecosistema mediático” está en un momento clave de mutuo entendimiento y adaptación.