Se cumplen 20 años del periodismo digital en Argentina.

La historia del periodismo digital (entendido como la publicación de contenidos en Internet, no como el proceso de digitalización de la información) tiene poco más de dos décadas. Hago aquí una breve historia del periodismo digital.

Los medios se acercaron a la web de la misma forma en que lo hicieron ante el surgimiento de otros soportes. Al principio, con descreimiento y con temor de que el “nuevo medio” mate a su predecesor. De hecho, aún este debate no se dio por terminado y, junto al problema de la rentabilización de las ediciones online, constituyen los temas de interés más importante por dueños y trabajadores de la prensa digital.

Los medios de comunicación comenzaron a acercarse a la web para publicar contenidos entre 1993 y 1995 y el primer medio en hacerlo era de Estados Unidos. Según, Pablo Boczkowski (en su libro Digitalizar las noticias), “los diarios en los Estados Unidos, en su búsqueda de alternativas frente a la publicación impresa orientada al consumidor masivo, pasaron de la exploración de una serie de posibilidades en la década de 1980 al asentamiento en la web aproximadamente en 1995”.

Por ejemplo, en mayo de 1993, el del diario estadounidense The Chicago Tribune comenzó a publicarse en forma digital a través de la red Online/AOL; en noviembre de 1994, el británico Daily Telegraph sacó su versión online.

Conforme a Alejandro Rost (2006), entre 1995 y 1996, la web recibió “un aluvión” de sitios de noticias y “en agosto de 1996, de acuerdo a la UNESCO (1999), había más de 1.500 periódicos y revistas disponibles en línea, de los cuales 1.400 utilizaban la World Wide Web.

Por otro lado, Machado da Silva y Christofoletti (2010), “a publicação de notícias na web teve início em 1994, quando surgiu a versão virtual do jornal americano The NandO Times . No Brasil, a primazia coube ao Jornal do Brasil, a partir de maio de 1995. Desde então, todos os grandes periódicos nacionais criaram suas versões online, inicialmente apenas republicando conteúdos veiculados nas edições impressas do dia” .

En la actualidad, sería imposible tratar de estimar la cantidad de publicaciones (diarios, revistas) online, ya sea –en lo que podríamos denominar según los términos popularizados por Marc Prensky (2001)- de las publicaciones “nativas” (nacidas y pensadas en la web, como por ejemplo huffingtonpost.com ) como de las “inmigrantes” (medios tradicionales que comenzaron a publicar sus ediciones en Internet).

En la búsqueda de un discurso propio , los medios volcaron en sus primeras versiones online los materiales periodísticos de sus versiones impresas (aún la llegada de los medios radiales y televisivos a Internet era muy temprana) y, con el paso de los años , fueron realizando continuos rediseños que les permitieran mejorar no sólo la arquitectura informativa y la navegabilidad de sus contenidos sino también agregar nuevos recursos narrativos (infografías interactivas, contenidos audiovisuales, links relacionados, etc.) y funcionalidades 2.0 (como por ejemplo, agregadotes RSS, la posibilidad de publicar comentarios, inclusión de blogs, y, en la actualidad, la integración con redes sociales) para adaptarse al ecosistema digital. Un aspecto de suma importancia en esa “adaptación” es la integración o no de las redacciones de las versiones impresas y la online de un medio, sobre la cual se está experimentando .

Al respecto, se concuerda con Canavilhas (2008), quien afirma que “esta evolución concuerda con la idea de Marshal McLuhan (1968) de que un nuevo medio se caracteriza por sumar características de los medios anteriores, hasta que adquiere su propio lenguaje, algo reforzado por su famosa cita ‘el medio es el mensaje’.

Como el resto de los países, en la Argentina, los primeros diarios digitales se iniciaron en 1995, en la misma época que Internet se comenzó a comercializar. El primer diario online fue Los Andres (Mendoza), luego el primer diario de información general de Capital Federal que tuvo su versión online fue La Nación, en diciembre de 1995. Por otra parte, Clarín.com tardó unos meses más: se lanzó en marzo de 1996. En agosto de 2000, según un informe de la agencia de noticias oficial Télam, uno de cada cuatro diarios argentinos tenía su edición en Internet.

El caso de Los Andes:

El caso El Cronista: