Las Tecnologías de la Información y la Comunicación han penetrado cada vez más espacios y han transformado las dinámicas y procesos de la vida cotidiana, profesional y académica.

Se ha instalado de esta forma un nuevo paradigma tecnológico que permitió el acceso a un caudal inmensurable de datos e información, así como también el surgimiento de nuevos dispositivos, plataformas, aplicaciones y formatos de producción, distribución y consumo de contenido.

Aquellos vinculados con el ámbito de la información y el conocimiento, como los medios y la educación, no son la excepción.

En este contexto, la educación, como proceso basado en el conocimiento y en la comunicación, no es ajena a la cultura digital y al paradigma tecnológico, provocando la necesidad de cambiar y adaptarse a la actual realidad.

Desde hace algunas décadas, profesores, investigadores y alumnos han sido testigos de la generación y ampliación de distintas posibilidades para producir y acceder al conocimiento.
Por eso, el escenario actual implica un gran desafío para este tipo de instituciones, convencionales y tradicionales, en particular ante el desconocimiento, temor o resistencia al cambio y a la inevitable convergencia cultural y tecnológica.

celulares y educacion

Algunos primeros pasos ya han sido dados por muchas universidades, que han incorporado plataformas o entornos virtuales de aprendizaje en sus websites para el cursado de materias o carreras completas de forma virtual o de cursos especiales como los llamados MOOCs (acrónimo en inglés de Massive Open Online Course, cursos masivos abiertos online). Otras, además, han ido un poco más lejos investigando, analizando e introduciendo la movilidad con aplicaciones y estrategias de educación móvil.

Sin dudas, un camino interesante y que recién se comenzó a explorar 😀