30 septiembre, 2020

¿Qué son y cómo funcionan las “burbujas de ocio”?

Haciendo un backup (ups, ¡usando términos en inglés otra vez!) de todos mis documentos y archivos, me topé con un texto que escribí sobre las burbujas de ocio y las nuevas formas de consumo cultural. Lo hice para una materia que cursé con el autor de este concepto, el gran Roberto Igarza. Si bien el libro donde trabaja este interesante concepto tiene ya sus años, ya que se publicó en el 2009, no deja de ser interesante la propuesta y cómo hoy podemos adecuarlo al contexto que estamos viviendo.

Porque si bien ya pasaron unos 11 años, y en ese momento ni existían Instagram ni mucho menos aplicaciones como Tiktok, la idea sigue siendo actual: las “burbujas de ocio” dan cuenta de una pérdida de los contextos de consumo y producción de los contenidos por parte de las personas.  Es decir, el consumo y producción de todo tipo de contenidos se da en “todo tiempo y lugar” y de forma “personalizada”. Aquí es donde resulta más que importante la figura del “curador” de contenidos, a la hora de “ordenar” y “curar” la gran cantidad de contenidos que ofrecen las redes sociales. 

En palabras de su autor: “El libro focaliza en las nuevas formas de consumir cultura a partir de la transformación en la distribución de los tiempos de ocio, sobre todo, de las personas que habitan en las grandes ciudades. El ocio se distribuye y consume cada vez más en pequeñas dosis de fruición. La vida laboral y extralaboral se ha colmado de pequeñas pausas. Las nuevas generaciones entremezclan las actividades de producción y de entretenimiento de manera muy diferente de las generaciones anteriores. Su mundo está repleto de micropausas que coinciden con el tiempo de ver un video en Internet o consultar un blog. El ocio se ha vuelto intersticial, se escurre entre bloques económicamente productivos, entre las tareas para el colegio, en los tiempos de espera, durante los cortos desplazamientos. Con la aparición de estas burbujas de tiempo, los nuevos medios y los dispositivos móviles tienden a jugar un rol protagónico en la vida de las personas y en el consumo cultural. Son los que mejor se adaptan a estas nuevas formas de distribución de los tiempos de ocio. Más que ninguna otra, la recepción móvil favorece el empleo de estas burbujas para acceder e, incluso, producir y distribuir contenidos que, generalmente, son brevedades”.

Comparto aquí un video donde Igarza habla de este tema:

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/DRLHCZmp-uM?start=104" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *