4 julio, 2020

Cómo los periodistas pueden ayudar a detener la propagación del brote de coronavirus

El trabajo de los periodistas es muy importante para informar (de la forma más responsable) todo lo que sucede a nivel mundial sobre la enfermedad COVID-19 causada por un nuevo coronavirus. Por eso, decidí compartir acá la traducción de un artículo interesante del Reuters Institute con 11 consejos, How journalists can help stop the spread of the coronavirus outbreak. Aunque debo decir que como título yo mejor diría “Cómo los periodistas pueden ayudar a disminuir la propagación del brote de coronavirus”.

El COVID–19 será una tema que se consumirá durante los próximos meses. Por lo cual, se requerirá la capacidad de comprender disciplinas complejas como la epidemiología y la salud global. También exigirá una cantidad considerable de recursos por parte de las redacciones que ya estaban sobrecargadas. Nuestros colegas periodistas hablaron sobre estos desafíos con los expertos en salud pública Peter Drobac y Trudie Lang en dos seminarios virtuales presididos por Meera Selva.

Peter Drobac es el Director del Centro Skoll para el emprendimiento social en la Said Business School, trabaja en la intersección de educación, salud y tecnología y jugó un papel importante en la transformación del sistema de salud de Ruanda. Tiene una Maestría en Salud Pública de la Harvard Chan School of Public Health y un Doctorado en Medicina de la Facultad de Medicina de Wisconsin.

Trudie Lang es profesora de investigación en salud global en la Universidad de Oxford y científica investigadora sénior en medicina tropical en el departamento de medicina de Nuffield. Es la directora de Global Health Network, una plataforma online gratuita para trabajadores de salud e investigadores de todo el mundo para intercambiar conocimientos, compartir métodos y formar colaboraciones.

Aquí hay once consejos (y una conclusión final) de esos seminarios. Las respuestas de Lang y Drobac se han editado con fines de claridad.

1. Sobre lo que diferencia a esta crisis de otras crisis

Peter Drobac. Hay al menos tres cosas que diferencian esta situación de otras crisis.

Primero, este tema se ha convertido en uno que se consume de una manera que no tiene precedentes para mí. Es difícil incluso encontrar una noticia que no sea sobre coronavirus. Esa naturaleza consumista afecta las cosas porque atrae a muchos periodistas que pueden no tener el tipo de experiencia relevante para cubrir este tipo de historias.

La segunda cosa que es diferente es el grado de novedad e incertidumbre sobre esto. El virus ha estado con nosotros durante aproximadamente tres meses. Hay mucha incertidumbre en torno a aspectos como los comportamientos de salud pública, la forma en que se transmite, la rapidez con que se transmite. Hay tanto que no sabemos. Es una cosa tan rápida. Esa incertidumbre deja mucho espacio para la desinformación y para la especulación. Es bueno representar la información de forma clara y medida. Pero a veces es difícil hacerlo mientras se admite la incertidumbre que existe porque eso puede, en primer lugar, socavar la confianza.

La tercera cosa que es diferente es el papel de las redes sociales. Han existido con epidemias pasadas. Pero esta podría ser la primera gran epidemia de la que nuestra cultura con redes sociales. He visto información errónea y teorías de conspiración, pero también formas muy importantes de transmitir información de manera temprana y eludir los canales tradicionales. Y también es un mecanismo importante para la construcción de la comunidad en un momento en que estamos aislados.

2. Sobre el papel de la desinformación y las redes sociales

Peter Drobac. Esta pandemia es nueva y aterradora. Hay muchas incógnitas. Por lo tanto, es el caldo de cultivo perfecto para las teorías de la conspiración.Desafortunadamente, esas teorías reciben clics porque inspiran miedo y respuestas emocionales.

Una cosa que observé es que las grandes compañías tecnológicas han intentado dar una respuesta bastante sólida a la información falsa y fake news. Si se piensa en la respuesta a las noticias falsas en el contexto del Brexit o las elecciones presidenciales de los EE. UU., Facebook fue realmente cauteloso porque no quería ser visto como un ente con una postura política. Esta situación actual afecta a todos y estas compañías enfrentan menos reacciones violentas cuando toman una posición más fuerte. Han actuado más rápido y eso ha sido alentador. Por otro lado, se han sentido abrumados. Pero esto muestra el gran esfuerzo que requieren estas compañías para combatir el problema de las noticias falsas.

3. Sobre cómo difundir mensajes de salud pública

Trudie Lang. Los mensajes de salud pública son absolutamente importantes en todo esto. Deben ser adecuados para la población y el contexto.Trabajo con muchos científicos sociales y antropólogos. Nos dicen que para que un mensaje de salud pública tenga éxito, debe llegar al 80% de la población. Eso es lo que vimos con el ébola. Convencimos al 80% de la población para que confiara en nuestros mensajes: que debían lavarse el cuerpo y practicar el distanciamiento social y todo eso. Esas cosas son realmente clave y la prensa es absolutamente importante para poder hacer llegar esa información. 

4. Sobre la necesidad de transmitir que esto es una amenaza real

Peter Drobac. Esto es realmente serio, grande y real. Será la catástrofe de salud pública más importante de una generación. Es importante que todos se den cuenta de eso. Todos tienen un momento en el que se dan cuenta de que ya no es la misma realidad y es importante llegar a ese lugar. Entonces se logra un equilibrio. Pero no está mal tener miedo. Está mal no transmitir información de que esto es grande y aterrador porque lo es. Idealmente, existe la cantidad correcta de miedo que se puede transmitir sin ser paralizante.

Ciertamente he visto demasiado periodismo desinformado diciendo que esto no era tan malo. Hemos visto a muchos líderes tratando de calmar al público o los mercados, pero al hacerlo, minimizan que esto es una amenaza real. Tenemos que darnos cuenta de que este es un escenario diferente. Tenemos que darnos cuenta de que todas nuestras vidas van a cambiar.

5. Sobre el papel de la comunidad investigadora

Trudy Lang. El trabajo de la comunidad investigadora es escuchar lo que dicen los políticos y las decisiones que toman, y ayudar a los periodistas a poner esas decisiones en contexto y tratar de explicarlas. Los políticos tienen que planificar para el peor de los casos y poner todo en su lugar. Pero luego los periodistas están escribiendo eso y nuestro papel como científicos dice: “Lo están haciendo porque …”. Podemos explicar lo que significa tener pruebas efectivas. Podemos explicar la ciencia detrás de todas esas decisiones.

6. Sobre cómo inspirar confianza siendo crítico

Peter Drobac. He sido bastante crítico con la respuesta del gobierno del Reino Unido a la pandemia. Al principio hubo una respuesta preparatoria clara y muy agresiva. Con el tiempo se hizo menos claro el escenario. Y luego, las alarmas sonaron para muchos de nosotros en las comunidades médicas y de salud pública. Hubo una gran reacción y la presión provocó un cambio de sentido. Pero perdimos mucho tiempo en el proceso.

Durante ese período, los periodistas estuvieron en un lugar incómodo. Estamos en pie de guerra. Necesitamos gente para trabajar juntos. Queremos creer que nuestro gobierno nos va a liderar. Entonces, si nuestro gobierno proporciona una estrategia y orientación, ¿no deberíamos confiar en que están diciendo lo correcto? Y cuando no están diciendo lo correcto, no necesariamente por malevolencia, sino tal vez por su propia falta en la toma de decisiones, ¿es correcto decir eso?

Los críticos como yo se han enfrentado al escepticismo y les han dicho cosas como: “¿Estás siendo alarmista aquí? ¿Estás tratando de llamar la atención? Y solo estábamos cuestionando las decisiones que se estaban tomando. Sentí que había un poco de timidez en los medios de comunicación del Reino Unido y no suficiente escepticismo en el gobierno. Solo cuando hubo un levantamiento de la comunidad de salud pública y otros, pudieron entender la historia de esa manera, en lugar de preguntarle directamente al gobierno.

7. Sobre qué no hacer como periodista

Trudie Lang. He hablado con algunos periodistas que habían decidido su ángulo de antemano y estaban completamente equivocados, hasta el punto de ser irresponsables.Aquí hay un ejemplo. En muchas naciones asiáticas estamos viendo muy pocos casos y un periodista de un periódico nacional [británico] me preguntó sobre eso. Me preguntó si pensaba que estaban ocultando los casos en esos países. Y no, no lo creo. Creo que los países se comportan de manera responsable. Así que esa es una línea muy mala para transmitir, pero el periodista siguió y no quería que me citaran mal. Ese tipo de cosas puede evitar que acepte una solicitud de consulta de otro periodista.

8. Sobre cómo alentar a las personas a quedarse en casa

Peter Drobac. Las personas tienen diferentes motivaciones para ser arrogantes y no hacer esto. Para mí, el mensaje más importante es este: “No se trata de ti. Se trata de las personas que te importan”. Puede ser tu vecino o un miembro de tu familia. Aquí hay un pequeño efecto mariposa: este tipo de noción de que la elección que hagas puede dañar a otras personas.

9. Sobre cómo serán los próximos cuatro meses

Peter Drobac. Es casi seguro que empeorará antes de mejorar. Incluso dos semanas después del cierre, todavía Italia no está bajo control. Y esto muestra que una vez que alcanza cierta velocidad, es tremendamente difícil de detener. Estamos en la fase de aceleración en el Reino Unido y los Estados Unidos.  Hemos sido complacientes. Vamos a ver muchas enfermedades y muchas muertes. No va a ser bonito.

En el Medio Oriente, en África y en América Latina, todavía estamos aprendiendo. En África del sur del Sahara, hemos visto pocos casos reportados. Y esto plantea preguntas sobre si es por el clima cálido, o porque la gente es más joven o porque los gobiernos no están haciendo pruebas. Sospecho que es lo último.

Así que creo que en cuatro meses algunas partes del mundo todavía se sentirán afectadas por esto. Una vez que golpea, si no haces nada para aplanar la curva, estás viendo algo entre 9 y 13 semanas. Sin embargo, debido a que casi todos los países están haciendo algo para frenar la propagación, esto podría prolongarse durante muchos meses más. Eso significa que aún podemos estar en un pico en muchos de esos países en unos pocos meses.

Los países que ya han contenido esto (China, Singapur, Corea del Sur) tienen un tipo diferente de problema. Han cerrado la mayoría de las empresas y detenido las interacciones sociales. Tan pronto como vuelvan a la normalidad, pueden ver otra oleada. Entonces, lo que no sabemos es cómo volver a la normalidad sin crear ese riesgo. ¿Es posible?

Entonces, incluso en aquellos países que han tenido éxito en derrotarlo, habrá otro conjunto de desafíos en torno a cómo volvemos a la normalidad, cómo aumentamos la actividad económica para minimizar el dolor y el daño para los más vulnerables y equilibre eso con el riesgo de que el virus regrese. Así que no va a desaparecer pronto.  

10. En qué países están mejor equipados

Peter Drobac. Los sistemas de salud con más recursos tienden a estar mejor. En cualquier lugar, entre el 10% y el 20% de las personas que se infectarán estarán gravemente enfermas. Entonces, no importa cuán bien organizado esté un país como Ruanda, si solo tienen una docena de ventiladores en el país, se sentirán abrumados.

Otro activo que es realmente importante es la atención médica universal. En un lugar como los EE. UU., donde 28 millones de personas no tienen seguro y muchos otros están asegurados, donde podría costarle cientos de dólares ponerlo frente a un médico, la gente no irá. Las personas no serán evaluadas y eso será un problema.

Además de eso, sea lo que sea que haga el sistema de salud para el coronavirus, también está la cuestión de cómo su sistema de salud va a hacer frente a las personas con otros tipos de enfermedades. Con el ébola, vimos un número equivalente de muertes por malaria, diarrea, mujeres que murieron en el parto y otras afecciones regulares porque el sistema de salud se derrumba.

Finalmente, se debe crear una respuesta efectiva de salud pública. Para contener el brote, se necesita la capacidad de realizar una prueba muy amplia. A partir de ahí, debe aislar a esas personas y rastrear a las personas con las que han estado en contacto en los últimos siete días y evaluarlas y aislarlas durante dos semanas.

Muchos países asiáticos estaban preocupados por el próximo SARS y se lanzaron sobre esto muy temprano. Otro país que ha sido efectivo ha sido Ruanda. Han tenido múltiples miedos sobre el ébola y esa infraestructura de epidemias pasadas se ha puesto en funcionamiento de inmediato. Alrededor del 95% de la población tiene algún tipo de cobertura de salud. Se apresuraron a introducir la detección en los aeropuertos, colocar estaciones de lavado de manos en las estaciones de autobuses y crearon capacidad de detección mucho más rápidamente que otros países de África.

11. Sobre las medidas tomadas por los países más exitosos

Peter Drobac. De los países que lo han hecho bien, todos han hecho una combinación de las mismas cosas.

Primero, actuaron temprano. Se lo tomaron en serio. Tenían un sesgo por la acción. Estamos en una situación de incertidumbre y esto puede hacernos reaccionar de forma exagerada o exagerada. Prefiero estar equivocado por hacer demasiado y ser acusado de enloquecer, que lamentarme por la muerte de muchas personas porque reaccionamos demasiado lentamente.

En segundo lugar, hicieron pruebas generalizadas. Corea del Sur es famosa por esto. Aumentaron las pruebas. Han hecho las pruebas a 10.000 personas por día. Probablemente hayas leído sobre los centros de pruebas de manejo. Cualquiera puede hacerse una prueba. Es muy fácil de hacer y puede hacerlo de una manera que no abrume al sistema de salud porque las personas no tienen que ir a una sala de emergencias y sentarse con un grupo de otras personas enfermas para hacerse una prueba. La prueba es buena. Le da inteligencia sobre lo que está sucediendo en la epidemia, cuáles son sus casos reales y cómo están aumentando en lugar de tener que adivinar, dónde están los puntos críticos y luego puede tomar medidas realmente específicas para ir tras esos puntos críticos.

El tercer gran elemento es el distanciamiento social: detener la reunión masiva, trabajar desde casa, cerrar bares y restaurantes, cerrar escuelas, limitar el transporte público. No tenemos un gran sentido de cuál de esas cosas es la más importante. Pero la idea general es que cuanto más eso esté sucediendo, más podremos limitar la propagación del virus.

Una última cosa. Cada país debe preparar su sistema de salud para el aumento de casos. Aplanar la curva es parte de ella. Pero debe asegurarse de que los trabajadores de salud estén protegidos porque si comienzan a caer, el sistema de salud se derrumba. Debe poder preparar un sistema de salud paralelo y cuidar a las personas con coronavirus en lugares que están totalmente separados del resto de la población de pacientes. Esto lleva semanas.

Lo principal

Peter Drobac. La transparencia, la buena comunicación y la confianza pública son muy importantes. Nos enfrentamos a intercambios muy difíciles entre las libertades individuales y el bien colectivo. Piense en los bloqueos que estamos viendo en todo el mundo. A todos se les pide que hagan sacrificios. Todos tienen que renunciar a algo. Por lo tanto, la comunicación y la confianza pública son realmente críticas en un momento como este.

Esta crisis es grave. Si eres periodista, transmite seriedad y severidad mientras lo haces con calma. Sé autoritario sin arrogancia. Sé autoritario y a la vez reconoce la incertidumbre y el riesgo que existe. Siempre que sea posible, trata de inspirar esta noción de que todos estamos juntos en esto y que necesitamos trabajar juntos para vencer esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *